Seguidores

miércoles, 30 de junio de 2010

UN DOMINGO VERDE

Un domingo verde,
La locura comienza a invadirme
Hay diferentes olores detrás del peñasco gris de mi memoria
Los matices van cambiando,
Hay un gato lila que me mira con los ojos salidos de sus órbitas
Una gallina se desliza por debajo de los tentáculos de un pulpo
Con alas.
Veo como giran los focos de la calle,
Mientras silbo despacio el perfume de tu vientre.
Que melodioso aroma, el de tu pubis dormido
Entre cucharadas de mis besos.
Extasiada de notas estoy,
La fragilidad de un minuto se quiebra
Cuando la seda de tu pecho se adormece
En mi regazo.
Noctámbulas manos sostienen mi demencia
Y sigo penetrando el azul de tu figura
En un domingo verde
Bebí el elixir sagrado
Dominé al dragón que ahora canta a mis pies
Caminé sin pasos,
Oí los colores de este manicomio
Me dormí a tu lado
Hoy enloquecí.


Por Gabriela F. ©