Seguidores

martes, 29 de junio de 2010

CARTA DESIERTA

Sábado 17 de marzo de 2007

Carta desierta
Y así comencé mi día, extrañando el olor a café recién preparado y el desayuno compartido y los besos que me dabas antes de salir.
Y después vinieron los otoños y me quede sin primaveras y el verano se fue nuevamente y un invierno frío me cubrió con sus brazos.
Fue la penumbra que quedo en nuestra habitación o fue la ceniza de aquel cigarrillo a medio fumar que dejaste en el cenicero de mi alma.
Fue todo lo que pude dar pero mas te daría hoy, si estuvieras conmigo si prestaras tan solo tu oído si dejaras que mi voz te abrazara. Si tu vida fuera mía otra vez.
Me descolgué del tren que me llevaba a la locura y comencé a escribirte desde el abismo en el que hoy me encuentro.
Que como estoy no lo preguntes, soy un cadáver deambulando por las calles armando un rompecabezas imaginario con las personas que pasan a mi lado.
Una boca, unos ojos tu nariz la he encontrado solo una vez pero tus manos tu voz tu olor y tu presencia se ha agotado entre el smog y las bocinas incesantes.
Volví otra vez a la habitación vi tu retrato en la mesa de luz y siento que estas aquí entre las sabanas que te recuerdan entre la humedad que se filtra en estas paredes., que decir que hacer cuando ya te has ido.
Otra primavera que no es para mi, me siento en el suelo como esperando una limosna que llegue de algún sitio, nadie me ve estoy solo y no quiero estarlo pero te llevaste contigo mi soledad también que era mi compañera.

Creo que empieza a desesperarme esta situación. No encuentro donde llamarte donde buscarte, miro dentro de mis bolsillos ni un detalle queda que me haga recordarte mas
Tanto tiempo paso y no he podido olvidarte, se que es tarde pero no se puede seguir así.

Salí a la calle a contemplar la noche corrí las estrellas para engrandecer la luna, nuestra luna la recuerdas. Como pedirte que recuerdes, que iluso soy. No obstante el otoño nuevo me regalo una hoja seca de un árbol que ha caído justo delante mío tiene el color del café ese café que preparábamos por las mañanas.
Se ha muerto la calle desesperada por no verte ya no transitas estos caminos y yo sigo buscándote.
Los semáforos me señalan que estan vivos los colores. La gente esta en blanco y negro y las luces de los coches no las distingo.

He vuelto a casa el verano nuevamente llego no se cuanto tiempo he estado caminando que me siento cansado y fatigado será que al fin he llegado?
Sabes esta lloviendo afuera las gotas se sienten en el techo de la cochera caer con fuerzas caer como lagrimas del cielo como esas lagrimas que hoy ya no encuentro creo que Dios esta llorando.

Nuevamente paso el verano llego el otoño y al fin el invierno, se que será el ultimo en que te busque ya no lo haré mas me daré por vencido y preparare el café por las mañanas compartirás nuevamente mi cama lo aseguro.
Te he pensado cada día te ha amado mas todavía pero ya no quiero esta vida ya no quiero seguir este camino de sufrimiento en donde no te tengo conmigo.
Estoy listo, preparare la cama para descansar.Ya me he acostado y cerrare mis ojos y solo los abriré cuando al fin te haya encontrado, caminaremos entonces por nubes de terciopelo no habrá inviernos que quemen la soledad no habrá primaveras desiertas no habrá gorriones que le canten a los vivos