Seguidores

martes, 29 de junio de 2010

BREVE REFLEXION



He estado en los caminos, deambulando noches y en la misma quietud y serenidad fui cautivada por las estrellas.

Me senté en el palco del firmamento a beber la savia de la naturaleza creí tener el mundo en mis manos, creí tener la fortaleza para cargar en mis hombros esta pesada carga y fue en vano.

Seguí con la mirada atenta las luces que se plantaban a lo lejos, divise la luna que me invitaba a soñar.

Soñé, si lo hice,

soñé con el sol abrazando recuerdos y con el mar esperando la poesía y soñé con mis manos abrazando tesoros y creí que al final de mis días esto era felicidad.

Sin embargo hoy desperté de esta quimera y naufrague entre olores de muerte pero entonces en el momento decisivo descubrí que fui feliz al menos una vez antes de partir y ese fue el día en que soñé que estaba viva.

Por Gabriela F. ©